Restauración y reconstrucción de la piedra de un zócalo.

Cuando se deterioran las piedras, cuando el paso del tiempo y con la ayuda de la lluvia, la nieve, el viento, el sol y los hielos ya están no aguantan más comienza un deterioro irreversible, poco apoco esa arenilla va ganando terreno, las grietas son cada vez más grandes y es momento de buscar una solución.

Si  el deterioro aun no pone en riesgo la estabilidad de la construcción una solución muy buena es la limpieza y posterior  relleno de las partes deterioradas, naturalmente para que esto quede bien y no uno de los muchos parches que se ven por ahí es utilizar un producto especial, que además de dureza proporcione la estética que iguale la piedra que hemos restaurado para que no haya diferencia.

De esta forma logramos detener el deterioro que la fachada estaba sufriendo a la vez que queda como nueva.

En dos días de trabajo hemos limpiado protegido y restaurado en el zócalo las piedras que estaban en mal estado y además hemos rellenado las zonas donde no había piedra, como es la parte de arriba de la puerta o en el lado izquierdo.